martes, 4 de diciembre de 2012

SOFWARES MUSICALES EN LA EDUCACIÓN


    Muchas veces, a la hora crear nuestra propia música, te das cuenta de la manera en que las nuevas tecnologías se han preocupado por ponernos las cosas un poquito más fácil. Programas como el Melody o el Encore son capaces de transcribir instantáneamente a papel (una vez se haya impreso, claro) aquello que interpretemos vía MIDI.



    No nos es útil solo para ahorra tiempo, sino que también te permiten probar cosas nuevas en tiempo real, abriendo así muchas más posibilidades ya que puedes desentenderte un poco de lo ya trabajado y centrarte cien por cien en la experimentación.
    En el terreno educativo convendría que los alumnos se fueran formando en base a estas nuevas plataformas. Estas aplicaciones, lejos de resultar perjudiciales, hacen mucho más accesible el aprendizaje de la armonía musical ya que al interactuar directamente sobre ella son más conscientes de los cambios y los diferentes modos existentes. 
    Muchas personas creen que el uso de estas herramientas supone una un paso atrás, ya que ven en ellas el peligro de hacer vagos a los alumnos. Muchos dicen que les proporciona facilidades excesivas, haciéndoles prácticamente todo el trabajo sin la necesidad de que estos aprendan y retengan los conceptos necesarios, pero lo que realmente sucede es que se interiorizan de una forma natural. Muchos más natural que forzándoles a memorizar intervalos, armaduras, etc. El alumno, al trabajar directamente con el teclado, observa las consecuencias de sus acciones directamente mediante el sonido que el programa genera. Así puede apreciar si los sonidos son más graves o agudos, más largos o cortos, fuertes o pianos, etc. Por tanto, tachar a las nuevas tecnologías de promover la vagues en los estudiantes puede ser síndrome de ignorancia. Ignorancia propulsada por muchos profesores y maestros estancados en metodologías prehistóricas que aún hoy en día se puede ver con mucha facilidad en cualquier centro escolar. 
    A parte de estos programas, la red cuenta con innumerables webs en la que se explica a modo un poco enciclopédico los conceptos musicales básicos (muchos llegan a ampliar la información hasta niveles realmente altos). También, como es el caso de la que enlazo a continuación, proporciona la posibilidad de trabajar sobre un teclado.

http://www.musipedia.org/js_piano.html 

  Para terminar, siempre he creído necesario para un músico o futuro músico, el que aprendan a manejar secuenciadores musicales como el Pro Tools, Garage Band o Cubase entre otros muchos. Estos sofwares permiten hacer grabaciones (de máxima o de poca calidad, dependiendo de la inversión en equipo que se haga) de nuestras propias canciones. 





   Para trabajar con ellos se necesitan nociones musicales, ya que se trabaja sobre una barra temporal (ritmo de la canción) y muchas veces se tendrá que manipular la armonía vía MIDI o tocándola nosotros mismos con un instrumento.
   Si se prestaran horas a impartir clases en horario extraescolar sobre estos conceptos, muchos alumnos verían la música de otra forma. Se sentirían más involucrados en los conceptos que queremos trasmitir, ya que gracias a estas herramientas, les proporcionamos un fin; y no es otro que el de que ellos mismos puedan crear su propia música. 

                                                                                                                             Abel Lorenzo Gómez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada